Un astronauta varado en Marte, solo y a su suerte, debe sobrevivir casi dos años (en tiempo terrestre) con la esperanza de que, desde su planeta, noten que está vivo y puedan rescatarle. Ya nos hemos familiarizado con esta trama, nacida de un libro autopublicado que se transformó rápidamente en un bestseller y pasó a ser una película nominada a varios Premios Oscar; ahora vamos a conocer qué tanto se ciñó el libreto del filme a su versión literaria y cuánto nos hemos perdido en el camino.


Cuando nos enteramos que nuestro libro favorito –o uno de los que recientemente hemos leído– va a ser adaptado a la gran pantalla, experimentamos una especie de conflicto. Por un lado, nos hace ilusión el poder visualizar lo que nuestra imaginación se ha tomado su tiempo en construir, y por otro, tememos que los escritores del guión sean tan simplistas que lo terminen destruyendo todo.

Afortunadamente, este no es el caso de The Martian («El Marciano», es español), libro de ciencia ficción escrito por Andy Weir, y su filme homónimo (en español, llamado «Marte: Operación Rescate»). Lo cierto es que ambos formatos conservan la trama, la tensión e incluso el desenlace de la historia, con sus diferencias puntuales que más adelante detallaré.

El libro

El marciano - cover
El Marciano | Andy Weir

La historia comienza siendo narrada por el protagonista Mark Watney, quien a través de sus entradas en la bitácora digital del Hab (hábitat inflable que utilizan los astronautas para vivir en Marte sin necesidad de sus trajes espaciales) nos relata lo que le sucede, lo que siente y cómo soluciona cada uno de los muchísimos problemas que le aparecen en el camino.

Mientras lees, y por la narración en primera persona, sientes como si tu rol en la historia equivaliese al de Wilson en la película «El Náufrago», y te divierte pensar que contribuyes a la sanidad mental de esta especie de náufrago espacial. Más adelante en la historia, el escritor introduce al narrador en tercera persona que describe tanto lo que sucede en nuestro planeta, otorgándole voz a organizaciones como NASA, JPL, CNN, entre otras, así como a lo que ocurre en Hermes, la nave espacial que utilizan los astronautas de las misiones Ares para sus viajes entre la Tierra y Marte.

De esta manera, intercalando los narradores y jugando con la línea de tiempo en contadas ocasiones, el autor nos lleva a construir la historia de Watney, y podemos percibir la angustia por sobrevivir del protagonista y la desesperación, a veces transformada en impotencia, de quienes intentan ayudarle desde la Tierra. Sin embargo, y tal como referí en la reseña que hice para el libro, los detalles técnicos pueden ralentizar la lectura o hacernos saltar trozos importantes de la historia, incluso hacer más difícil que nos sintamos atrapados por su trama.

La película

Poster-The-Martian-Marte-Operacion-Rescate
Marte: Operación Rescate (The Martian) | Cartel Oficial España

Por su parte, la dinámica de la película es muy diferente. Las entradas en la bitácora digital del Hab son vídeos, lo que nos permite visualizar detalles como el deterioro físico de Mark con el paso del tiempo, las limitadas cantidades de comida que ingiere o cómo aplica sus conocimientos de botánico para hacer crecer sus cultivos. Además, la película no se enfoca sólo en Mark y sus actividades para sobrevivir, sino que le da un mayor protagonismo a NASA y sus esfuerzos por ayudarle respecto al dado en el libro, donde el astronauta varado es, indiscutiblemente, el centro de la trama.

Y, por supuesto, el filme nos ahorra horas de descripciones engorrosas sobre vehículos para entrar y salir de la órbita marciana o para transitar la superficie del planeta rojo, así como los numerosos y continuos cálculos sobre calorías, termodinámica, física o reacciones químicas que sí aparecen en el libro y que buscan darle solidez a cada una de las decisiones que toma el protagonista. Aun cuando en la película se habla sobre tecnicismos y ciencia, podríamos no comprender lo que se discute y, sin embargo, somos capaces de ver el resultado y terminar entendiendo de qué iba el asunto; este es un lujo que en el libro no podemos darnos, pues si nos confundimos con las explicaciones técnicas nos cuesta avanzar y armar la trama en nuestra mente.

La película nos simplifica el trabajo de la imaginación porque nos proporciona la forma y el diseño de los equipos utilizados, las soluciones encontradas por el protagonista de forma práctica, y también nos acorta la angustia por conocer la suerte del único ser humano que ha vivido solo en Marte, pues pasamos de días leyendo la historia a horas delante de la pantalla viendo cómo se soluciona el problema de Watney.

¿Qué cosas no nos dice la película del libro?

Es imposible que el guión de una película contenga siquiera la mitad de los detalles que incluyen los escritores en sus obras literarias, y se utilizan entonces otros recursos para dejarnos ver lo que con palabras han dibujado los autores en nuestras mente, no siempre correspondiéndose (esta es una de las razones por la que nos decepcionan las adaptaciones cinematográficas).

Esos detalles son fácilmente identificables para quienes han leído el libro, pero se escapan para el resto de personas que sólo han disfrutado de la película. En ocasiones, sólo son omitidos del filme, pudiendo crear lagunas en la trama que confundan a los espectadores. Así que para complementar la información y brindarles una visión global de la historia, he listado algunos eventos de interés descritos por Andy Weir en su libro y que no han sido incluidos en la película:

  • La antena que golpea a Mark y lo aleja de sus compañeros le perfora el traje y la piel. Al caer boca abajo, ésta se dobla formando un ángulo que logra tapar la herida. Al mismo tiempo, el contenido de agua de la sangre que intentaba escaparse por el agujero de la herida se evaporó, transformándola en una especie de tapón que permitió conservar las condiciones vitales del traje espacial.
  • martian-gallery21
    El Hab | 20th Century Fox

    Mark tiene varios problemas importantes que resolver si quiere sobrevivir a Marte: energía, oxígeno, agua, alimentación y comunicación con la Tierra.

  • El problema de la energía lo soluciona con las placas solares del Hab, que sólo requieren ser limpiadas cada cierto tiempo o después de una tormenta de polvo para garantizar su eficiencia.
  • Decide resolver su problema de alimentación racionando las provisiones que sobraron de la misión, compensando sus deficiencias con vitaminas y cultivando patatas, ya que éstas poseen un alto contenido calórico, el cual le asegura no morir de inanición, y porque es el único producto fresco y no deshidratado disponible en el Hab.
  • Para satisfacer el requerimiento de agua (consumo propio y cultivos), Mark realiza una reacción controlada de O2, obtenido del CO2 de los filtros absorbedores, con H2 proveniente del combustible del MAV sobre un catalizador de nitrógeno.
  • En la Tierra, NASA busca controlar el escándalo mediático que ha supuesto dar por muerto a un astronauta que, días después, resultó estar vivo. Así que, a través de la cadena de noticias CNN, brindan segmentos de 30 minutos semanales en los que se habla sobre la situación de Mark, los avances o problemas que tienen y responden las inquietudes que puedan existir en el tema.
  • El material que recubre al Hab quedó afectado después de la fuerte tormenta que separó a Mark de sus compañeros, específicamente en la unión con la puerta presurizada hacia el exterior del Airlock 1. Esto, aunado a la predilección de Mark por utilizar ese airlock y su uso frecuente, hizo que cediera a la presión en el momento que Mark intentaba salir del Hab, generando una explosión que lo alejó varios metros y que expuso el interior del Hab a las condiciones de Marte.
  • Atrapado en el Airlock 1 y con el casco roto, Mark consigue ubicar la fisura del mismo quemando una hebra de hilo de su traje con una chispa y siguiendo la dirección del humo mientras su traje intenta compensar la pérdida de presión con O2. Corta un trozo de la tela de su traje para reparar la fisura en el casco y utiliza una resina super adhesiva (que los astronautas llevan a un lado de sus cascos) para reparar la fisura del Airlock 1, pegar el trozo de traje a su casco y asegurarse el brazo al sitio donde lo ha cortado.
  • martian-gallery5
    Mark evaluando sus cultivos destruidos | 20th Century Fox

    Por el poco O2 que tiene, Mark necesita acercarse lo máximo posible al Hab, así que golpea el Airlock 1 con su cuerpo haciéndolo rodar. Luego de mucho esfuerzo y maltrato físico, sale rápidamente hacia el Hab en busca de un traje que pueda utilizar. La mayoría están ocupados en otra cosa (almacenando agua, desmantelados) o comprometidos por la explosión, así que toma el casco del traje de su compañero Martínez y corre hacia el rover. Al día siguiente, vuelve al Hab a evaluar los daños y a ver sus cultivos destruidos.

  • La probeta que construyó NASA con provisiones para Mark es lanzada con una desconocida y ligera alteración en la composición del combustible, la cual genera vibraciones que afectan las partículas del alimento sólido, haciendo que éste se licúe y que genere fuerzas no previstas durante su impulso. Todo ello resulta en un fallo general del soporte y un desequilibrio tal que pierden el control sobre la probeta, y ésta termina explotando.
  • Mark pierde comunicación con NASA cuando un cortocircuito entre el taladro con el que abría agujeros sobre el techo vehículo de superficie, su mesa de trabajo metálica, el material de los globos de aterrizaje y el Pathfinder dañó, por exceso de amperaje, el comunicador. Comienza a dejar mensajes con piedras, empleando código Morse, a NASA con la seguridad de que ellos le estarían observando a través de los satélites.
  • Para su viaje al MAV del Ares 4, Mark modifica los vehículos de superficie como le indicó NASA, pero además construye una “habitación” plegable con el material del Hab conectada a uno de los ellos que le permite descansar con mayor comodidad cuando deba detenerse a recargar energía con los paneles solares sin tener que salir del vehículo, eliminando las pérdidas de presión y ahorrando sus recursos.
  • Cuando entra en Arabia Terra, Mark percibe la disminución en el nivel de carga de las baterías del vehículo de superficie (menor eficiencia de carga) y se percata de la turbidez del aire. Comprende entonces que está dentro de una tormenta de polvo y que, de seguir allí, podría no llegar a tiempo al MAV 4. Utilizando la cámaras de los trajes de repuesto que se llevó en el viaje y unos paneles solares, Mark registró su medición de carga para comprender la dirección de la tormenta de polvo, y conducir en sentido opuesto a ella.
  • martian-gallery11
    Vehículo de superficie o rover | 20th Century Fox

    Al entrar en el cráter de Schiaparelli, la arena del suelo cede y Mark vuelca los vehículos de superficie. Afortunadamente, sale ileso y los equipos no sufren daños. Logra enderezar el vehículo en el que viajaba y al día siguiente trabaja sobre el otro (que funciona como un trailer de carga).

  • Mark vuelve a tener comunicación con NASA una vez que alcanza el MAV de Ares 4. Le proporcionan indicaciones para modificar el MAV porque requiere mayor ligereza para vencer la gravedad de Marte y alcanzar la distancia en la órbita que le permita ser interceptado por el Hermes.
  • Una vez que Mark es rescatado por Beck y llevado hasta el Hermes por Vogel, no puede caminar y lo arrastran hasta la enfermería de la nave. Le dan medicamentos para el dolor y descubren que tiene costillas rotas, además de que no soportan el olor que desprende por tantos días sin asearse.
  • El libro finaliza una vez que Mark está sano y salvo dentro del Hermes, esperando que los medicamentos para el dolor hagan efecto, y escribiendo su última (o primera de nuevo en el Hermes) entrada donde confiesa que es el día más feliz de su vida.

Libro o película

Como quizá ya lo notaron, la mayoría de los detalles listados anteriormente se refieren a temas técnicos, cosas que tal vez fueron omitidas del filme porque podrían haberla ralentizado o incluso asemejarla a un documental y no a una película de ciencia ficción. Sin embargo, creo que el trabajo de Drew Goddard (escritor del guión) ha sido fantástico, pues ha sabido conservar la esencia del libro y permanecer fiel a la trama de principio a fin. No existen cambios radicales que desdibujen la historia original, ni se han incorporado escenas nuevas con información que no estuvo contemplada en el libro.

Si bien es cierto que existen ligeras variaciones entre el libro y su adaptación cinematográfica, considero que éstas apuntan hacia el sentido de entretenimiento sintetizado y rápido que persiguen todas las películas, y lo han hecho de la mejor manera posible. Se ha suprimido información del libro y se han cambiado algunas escenas sin que ello implique un abismo entre ambas historias, y para quienes temen la casi automática decepción de las películas basadas en libros, esta puede ser una de las –pocas– excepciones.

En mi opinión, hay una percepción importante sobre la situación de Watney en el libro que se diluye en el filme: la lucha del astronauta por sobrevivir en un planeta hostil y estéril. Es posible apreciar la difícil situación en la que se encuentra, pero pareciera que todo lo que hace le funciona a la primera y que sus soluciones son casi mágicas; no existe la montaña rusa de emociones que vive el astronauta cada vez que le toca darle respuesta a una situación de vida o muerte, o cuando sus planes resultan en fracaso y debe comenzar de nuevo. En la película, si bien esperamos con angustia que le rescaten, confiamos en NASA y en el mundo, de alguna forma sabemos –o esperamos– que todo estará bien, sin embargo, en el libro sentimos que está solo y que depende casi exclusivamente de él (como sería la realidad).

Investigando para esta publicación, me topé con un artículo muy interesante que quisiera recomendarles. Es del blog Eureka y habla sobre los aciertos y errores de la película respecto a la realidad científica que plantea el autor en su libro, y creo que es la forma ideal de culminar una comparación entre película y libro, con algo de ciencia verdadera.

Infografía comparativa

Finalmente, les dejo la infografía que he realizado para la historia de The Martian, donde visualmente se comparan ambas tramas, tanto del libro como de la película, y cómo sus caminos se separan o confluyen.

Infografía The Martian

«La mayor amenaza es la pérdida de la esperanza.» Andy Weir, The Martian.
Anuncios