Título original: Me Before You | Autora: Jojo Moyes | Año de publicación: 2015 | Versión impresa | 487 páginas.

Un terrible accidente con una moto cambia para siempre la vida de Will Traynor, quien cambia sus aventuras y su éxito profesional por atenciones médicas y una silla para tetrapléjicos. Louisa Clarke, con su forma de ser espontánea y diferente, aparecerá en su camino para hacerle ver que la vida, aún con limitaciones, puede ser fantástica. Sin embargo, Will ha tomado una decisión trascendental: terminar su vida cómo y cuándo lo desee, y tiene seis meses hasta la fecha para dejar todo arreglado y regalarle a su familia un tiempo extra en el mundo. ¿Podrá Louisa hacerle cambiar de parecer, o deberá continuar su vida sin él?


Yo Antes de Ti es una historia que se desarrolla en torno a una situación difícil. Will Traynor, un chico exitoso con un estilo de vida aventurero e inquieto, ha sufrido un grave accidente que le ha dejado tetrapléjico de por vida, con todo lo que ello implica: incapacidad para moverse libremente, dolores constantes, dependencia absoluta de otras personas para hacer cualquier cosa y a los fármacos para regular cosas que antes su cuerpo hacía por sí solo –como la temperatura, por ejemplo–.

La «nueva» vida de Will le hizo perder todo lo que valoraba antes del accidente: su trabajo, su pareja, sus aventuras, su independencia y, poco a poco, le comió el espíritu hasta dejarlo en un estado de intolerancia constante hacia el mundo. Cansado de una forma de vivir inútil y dolorosa, siendo además un lastre para su familia, toma una decisión radical que nadie entiende y todos cuestionan. Decide cuánto tiempo le queda, y cuándo y cómo se irá de este mundo.

Louisa Clarke es una chica diferente al resto. Tiene veintisiete años, vive con sus padres y trabaja en una cafetería. Nunca se ha planteado metas ni sabe qué quiere hacer con su vida, pero eso no le afecta; ella se cree feliz y satisfecha. Sin embargo, cuando la cafetería cierra y se ve sin empleo, se ve obligada a salir de su zona de confort. Luego de pasar por muchos y distintos trabajos mal remunerados, en condiciones que ella no soporta o con horarios imposibles, decide probar suerte cuidando a un tetrapléjico: el mismo Will Traynor. No le conoce y teme hacerlo mal, pues no sabe lo básico sobre atender a una persona con alguna discapacidad, pero sus circunstancias económicas la llevan a superar sus temores iniciales.

La relación entre ellos comienza de mala manera. Will muestra su intolerancia sin reparos, mientras ella intenta con demasiada intensidad caerle en gracia. Los días juntos son tensos, incómodos y casi insoportables para Louisa, quien casi todos los días busca excusas para salir de esa casa y nunca volver.

Todo cambia el día que Will se enfrenta con personas del pasado, su exnovia y su mejor amigo, quienes ahora son pareja y le han visitado para informarle que se van a casar. Cuando se van, Will rompe las fotografías que tenía de ellos en su habitación y Louisa, en un intento por enmendar el daño, decide reparar lo que se ha roto. Will, molesto y casi ofendido, le reclama su  evidente intromisión en sus decisiones y ella, cansada de la situación y su constante mal humor, no se corta y le reclama sus formas y su actitud.

Will nunca había tenido alguien que le enfrentara de esa forma, pues todos, al verle, hacían lo que fuera por tolerarle sus excentricidades y no llevarle la contraria. Eso le dio un golpe de realidad y, desde ese momento, comenzó a cambiar con Louisa. De hecho, ella se convirtió en su pequeño proyecto. Quiso conocerla, saber más sobre ella y desafiarla a ver la vida distinta. Disimuladamente, con ingenio y hasta diversión, la hizo cuestionarse sus elecciones en la vida, la empujó a hacer cosas que antes pensaba imposibles y le despertó la necesidad de descubrir un mundo que ella misma se había obligado a despreciar.

«Sólo tienes una vida y es tu obligación vivirla tan plenamente como sea posible».

Mientras Louisa descubría cosas que era capaz de hacer, que disfrutaba y quería, también iba conociendo al antiguo Will, ese que vivía relegado bajo la sombra del dolor de su «nueva» vida. Una persona interesante, inteligente, hábil, pero sobre todo, ávida de aventuras. Entonces también él se convierte, en secreto, en su pequeño proyecto. Louisa comienza a planificar actividades, sitios que visitar y cosas por hacer con la excusa de sacarlo de casa, pero la verdadera intención era otra: revertir la decisión que hacía –cuatro– meses Will había tomado sobre la culminación de su vida, enseñarle que, aún en su estado, había mucho que podía hacer.

Ambos se involucran tanto en sus «proyectos» con el otro que comienzan a despertar en ellos sentimientos que no esperaban. Lo que empezó como una relación laboral terminó en un cariño cómplice que se transformaría, con el paso del tiempo, en un razón más que podría influir en la decisión de Will. El amor que nace entre ellos es distinto a lo que estamos acostumbrados a conocer, es más espiritual y con una conexión más fuerte, por lo que el conflicto es mucho más desgarrador: elegir entre la vida y la muerte a pesar del daño colateral.

La historia nos plantea una conflicto moral que pocos pensamos cuando nos enamoramos. ¿Realmente amamos sin condiciones, sin límites? ¿O, por el contrario, tendemos a querer amoldar a la otra persona a nuestros deseos? ¿Somos capaces de amar permitiendo la libertad de decidir a quienes queremos, aunque eso suponga ir en contra de lo que creemos justo para nosotros?

Ahora, veamos qué cosas son buenas y no tan buenas sobre Yo Antes de Ti.

BuenoBueno. Lo maravilloso de este libro no es su enriquecimiento cultural. Vamos, que está escrito como las novelas actuales: de forma sencilla, sin muchos recursos literarios o con un vocabulario que nos haga revisar el diccionario. Lo mejor es la reflexión silenciosa que nos deja con cada página que pasamos, con cada decisión de Louisa, Will y su entorno. Nos hace cuestionarnos sobre lo que entendemos por amar y cómo lo transformamos en acciones que influyen en la vida de la otra persona. También nos hace pensar sobre nuestra capacidad de empatizar con la situación de los demás, y si realmente les comprendemos o queremos hacerlo de la mejor forma… para nosotros.

Creo que el éxito de Yo Antes de Ti no está relacionada con que sea una historia de amor o que trate un tema delicado como lo es una condición irreversible de salud (la de Will), sino en el planteamiento moral que supone respetar las decisiones de los demás, aún cuando vayan en contra de nuestros principios, creencias e incluso de nuestro propio beneficio. Nos jactamos de ser tolerantes, comprensivos y abiertos, pero lo cierto es que cuando nos enfrentamos a situaciones cuyas soluciones no son absolutamente buenas o malas, nos encerramos en nuestro papel de jueces y dictamos sentencia contra todo para justificar lo que hacemos y salir bien parados.

Así sucedió con la familia de Will, quienes se repartían entre sí reproches y culpas buscando comprender la decisión que el propio Will, en pleno uso de sus facultades y de manera responsable, había tomado. O a la familia de Louisa, que no paraban de llenarle la cabeza con ideas para hacer que Will cambiara de parecer o para hacerla sentir que no estaba ayudándole lo suficiente. Y justo ésta es la fortaleza que caracteriza a Will, su capacidad de elegir lo mejor por y para él, consciente de las consecuencias para todos, sin sucumbir a la presión de su entorno.

Pocos libros me han dejado con un sabor agridulce al terminar de leerlos como éste. Vi crecer mi frustración en la medida que avanzaba la historia, y cuando detenía la lectura pasaba muchas horas pensando en cómo enfrentaría yo una situación similar o en el por qué juzgaba tan duramente lo que estaban viviendo los personajes. Al final, las lágrimas de las últimas páginas no era por Will, sino por entender que no se tiene el control de todo y que en el amor no se pueden coartar las libertades, por saber que las decisiones sobre nuestras vidas vienen motivadas por lo que es mejor para nosotros y que nada es personal.

Yo Antes de Ti es una historia de fácil lectura que te atrapa desde el primer momento con sus personajes pintorescos y sus dilemas morales sobre lo que está bien o está mal, sobre la libertad para decidir y, especialmente, sobre el concepto del amor. No es una historia dramática que haga sufrir con cada página o te sumerja en la tristeza; por el contrario, te hace apreciar los pequeños detalles de la vida, te impulsa a querer alcanzar lo que te propones sin separar los pies de la tierra. A mi parecer, es una historia real de principio a fin, que no alimenta falsas esperanzas al emplear el cliché de que «el amor todo lo puede» y cuyo final, con seguridad, está más ajustado a la realidad de lo que esperaríamos.

No tan buenoNo tan bueno. Es probable que, a estas alturas, hayan notado lo mucho que me ha gustado el libro, y comprenderán lo difícil que es identificar alguna cosa «mala» en él. Sin embargo, podría criticar levemente el personaje de Louisa. Entiendo que al haber vivido en un pequeño pueblo y con familiares que siempre la consideraron una persona excéntrica, es fácil aspirar poco en la vida y andar perdido sobre quién eres y qué quieres. Su comportamiento es casi infantil, especialmente en situaciones complejas, y su baja autoestima aparece en todo lo que hace y dice en la historia. Estas características de su personalidad llegan a desesperar en algunas ocasiones durante la lectura, en especial al principio. Una vez que conoces más sobre ella, sus circunstancias de vida y el ambiente que la rodea, empatizas con ella al punto de apreciar, como hizo Will, esas pequeñas actitudes que la definen.

¿Lo recomendaría? ¡Sí! A todos, sin importar el género preferido de lectura, porque seguramente sacarán muchas reflexiones para su vida de la historia.

Valoración

Cinco estrellas

«En realidad sólo podemos ayudar a alguien que quiere ser ayudado». Jojo Moyes, Yo antes de ti.
Anuncios